INSTRUCCIONES DE USO:

(Lea atentamente este instructivo)

1. Es importante que H202 tomarse con el estómago vacío. Esto se logra mejor tomando la dosis correspondiente una hora antes de las comidas y tres horas después de las comidas.


2. Si hay comida en el estómago, la reacción de H202 en cualquier bacteria presente puede causar exceso de espuma, indigestión o vómitos.


2. Algunas personas pueden experimentar malestar estomacal. Si esto ocurre, se recomienda que no detenga la terapia del programa, sino que permanecer en el nivel de dosis actual o reducirlo al nivel anterior hasta que el problema se detenga.

 

3. Durante el programa, no es raro experimentar lo que se conoce como una crisis de curación. Como las bacterias muertas y las toxinas se liberan de su cuerpo que pueda superar temporalmente su capacidad para eliminar con suficiente rapidez. En algunas personas esta sobrecarga puede provocar fatiga, diarrea, dolores de cabeza, erupciones en la piel, síntomas de resfriado o gripe y / o náuseas.


4. Uno no debe dejar de usar el peróxido para poner fin a esta limpieza. Al continuar el programa, las toxinas se borrarán del cuerpo antes y esta crisis de curación pasará con bastante rapidez.


5. Si usted nunca ha usado cualquiera de estos compuestos está pasando por alto esta herramienta de sanación más potente jamás descubierto.


6. El peróxido de hidrógeno está ganando popularidad debido a su eficacia, seguridad, accesibilidad y costo. Su bajo costo seguramente lo mantendrá en su lista de opciones de tratamiento para curar casi todos los tipos de enfermedades.


7. El peróxido de Hidrógeno crea una condición en el cuerpo que le permite curarse a si mismo de prácticamente cualquier enfermedad; sin drogas, sin cirugía, sin quimioterapia, o de cualquier otra terapia de la medicina organizada.


8. La terapia de peróxido de hidrógeno tiene un número increíble de aplicaciones. Los profesionales de la salud alternativa, así como investigadores y médicos, todavía no han encontrado una enfermedad que no responda bien a este tratamiento, y que, además, cuando se usa adecuadamente no conlleva ningún riesgo. Las únicas personas a las que no se recomienda la administración de peróxido de hidrógeno son los individuos con órganos trasplantados, mujeres embarazadas y niños.


9. El peróxido de hidrógeno estimula el sistema inmunitario, y ya que el sistema inmunológico ataca a cualquier cuerpo extraño que sea diferente a lo que normalmente está presente en su cuerpo, identifica al órgano trasplantado como una sustancia extraña que necesita ser eliminada, de modo que existe la posibilidad de que el órgano pueda ser rechazado.


10. La siguiente tabla ofrece una lista ampliada de enfermedades, bacterias, y hongos que fueron tratados eficazmente por la terapia bioxidativa en general (incluyendo el peróxido de hidrógeno).

12. El peróxido de hidrógeno es seguro si se utiliza correctamente. Lo mejor de todo es que sus beneficios para la salud no con llevan prácticamente ningún riesgo.


13. El producto debe manipularse con cuidado. Si entra en contacto con la piel produce quemaduras, y es inflamable. En el caso de ocurrirle lo primero, lávese inmediatamente con agua. Bajo ninguna circunstancia debe ingerirlo  sin diluir.


14. La tabla de la página anterior sugiere una pauta para su terapia de peróxido de hidrógeno.


15. Utilice solamente agua destilada o agua purificada para diluirlo; no use agua tratada con cloro. Las gotas deberían diluirse en 6 a 8 onzas de agua. (235ml)

16. Cuando haya completado el régimen de 16 días de la tabla, disminuya gradualmente la dosis, hasta que llegue a la dosis de mantenimiento de trece gotas (diluidas en 6- 8 onzas de agua destilada) tres veces al día. Esta propuesta de protocolo está basada en años de experiencia y de historias exitosas de miles de usuarios.

ENFERMEDADES Y DOLENCIAS TRATADAS CON ÉXITO

Acné,                                     

Alcoholismo                                          

Alergias alimentarias,                            

Alergias,                                

Anemia,                                 

Angina de pecho,                   

Arritmia,                                

Arterioesclerosis,                   

Arteritis temporal,                  

Artritis Reumatoide,                              

Artritis,                                  

Asma,                                    

Bronquitis,                                            

Cáncer,                                  

Candidiasis,                           

Candidiasis,                                           

Cefalea en brotes,                  

Cefaleas vasculares,                              

Cirrosis hepática,                   

Cistitis,                                  

Colesterol (alto),                    

Colitis,    

Diabetes,                

Diabetes Tipo II,                    

Dolor crónico,                       

Dolor de garganta,                  

Dolores de cabeza,                 

Eccema,                                 

Enfermedad cardiovascular,  

Enfermedad de Alzheimer,    

Enfermedad de Parkinson,     

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica,

Enfermedad vascular cerebral,              

Enfermedades vasculares,     

Enfisema,                                                                                             

Esclerosis múltiple,               

Gangrena diabética,                

Gangrena,                                              

Gingivitis,                                              

Hepatitis,                               

Herpes Simple,                      

Herpes Zoster,                       

Herpes Zóster,                       

Herpes,                                  

Hongos,                                 

Infección por el virus Epstein-Barr,      

Infección por hongos,                           

Infección VIH,                       

Infecciones bacterianas,                        

Infecciones parasitarias,                        

Infecciones virales,                

Influenza,                                              

Jaqueca,                                 

Leucemia,                                              

Linfoma,                                

Lupus Eritematoso,               

Mal de altura,                         

Mononucleosis,                     

Patologías Gingivales,                                           

Problemas digestivos,                            

Proctitis,                                

Prostatitis,                                             

Quemaduras,                         

Retinopatía diabética,                             

SIDA,                                    

Sinusitis,                                

Tricomoniasis,                       

Úlceras en las piernas,                           

Úlceras,                                 

Verrugas,

Exención de Responsabilidad: Al presentar esta información no se ha hecho ningún intento de diagnosticar, cuidar, tratar o rehabilitar a individuos, o aplicar principios médicos, de salud mental o de desarrollo humano para el diagnóstico, tratamiento, intervención quirúrgica o prescripción de recetas ante ninguna enfermedad, dolor, lesión, deformidad o condición física humanas. La información que usted recibirá no pretende reemplazar la relación personalizada con un médico o profesional sanitario cualificado. Por lo tanto, el lector debe ser consciente de que esta información no pretende dar asesoramiento médico, sino compartir conocimiento e información. Le recomiendo que todas las decisiones sobre el cuidado de su salud estén basadas en su propia investigación y en asociación con un profesional médico cualificado. Usted y solamente usted es responsable si decide hacer cualquier cosa basada en lo que lee o en la información que recibe.